Muchas veces, cuando nos acercamos con un florista, preguntamos por el costo de una docena de rosas o de un arreglo elaborado con esta flor. Los precios pueden variar, pero eso depende tanto del diseño, como del tipo de materia prima que se utiliza.

En el caso de las rosas, existen dos tipos: las de campo y las de invernadero. Ambas tienen, en esencia, las mismas características (tallo, pétalos, espinas), aunque las diferencias entre las dos también son muy notorias.

La rosa de campo es cultivada con un proceso tradicional, es decir, a campo abierto y esperando que la naturaleza permita el crecimiento de la flor. Se caracteriza por tener un botón de tamaño mediano o pequeño, a la vez que, al ser cortadas, su duración es, por mucho, de cinco días.

Por otro lado, la rosa de invernadero tiene un proceso manejado por manos humanas, las cuales aceleran el proceso de cultivo y le dan características que las hacen más llamativas: los colores con más intensos, el botón es más grueso y la duración es mayor, ya que puede mantenerse por poco más de una semana.

¿Cuál de las dos es mejor? Eso dependerá de lo que tú requieras, tanto en gustos, ocasión y presupuesto, así que solo elije aquella de tu preferencia, pues lo importante es que tus espacios tengan todo lo que te gusta. En Floppos tenemos a personal con la capacidad de asesorarte para brindarte todo lo que requieras relacionado con la venta de flores o arreglos florales.